¿Qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia, o lifting de ojos, es un procedimiento quirúrgico para mejorar la forma de los ojos cambiando la anatomía de los tejidos circundantes, especialmente de los párpados superior e inferior. Este procedimiento suele tener una finalidad cosmética, pero debemos tener en cuenta que también puede realizarse por motivos funcionales, especialmente para restituir la visión periférica. La blefaroplastia puede realizarse en ambos párpados, superiores e inferiores. Si los párpados superiores son tratados, el exceso de piel y, muy a menudo, algo de músculo y grasa, son eliminados para devolverle al párpado su definición. En ocasiones, la cirugía de párpados superiores se realiza en personas bastante jóvenes para cambiar una apariencia genéticamente predeterminada, mejorando la estética. Estos procedimientos de cambio en la forma del párpado se realizan comúnmente en personas de origen asiático, hasta el punto de recibir el nombre de “blefaroplastia asiática”.

Las personas con los párpados caídos a causa de un exceso de piel en el párpado superior pueden beneficiarse de la blefaroplastia. Muchas veces, existe algo de hinchazón en la parte interna que puede deberse al acúmulo de grasa. Cuando hay un exceso de piel en el párpado superior, la piel sobrante interfiere con la visión normal, algo que normalmente se pone de relieve cuando el paciente mira hacia arriba o hacia los lados. En algunos casos, esta piel puede llegar a cubrir las pestañas, causando una sensación de pesadez. En casos extremos, el paciente puede experimentar dificultades para mantener los ojos abiertos. Estas restricciones visuales al mirar hacia arriba o a los lados son especialmente molestas al conducir o al tratar de mirar por encima de la montura de las gafas. En estos casos, la blefaroplastia de los párpados superiores se realiza para mejorar la función normal del ojo y maximizar la calidad de vida de la persona.

La blefaroplastia del párpado inferior se lleva a cabo para mejorar la hinchazón bajo el ojo (las bolsas) y reducir el exceso de piel. Es importante dar un soporte a los tejidos bajo el ojo tras la operación para reducir el riesgo de complicaciones.

Como en cualquier otro procedimiento de cirugía plástica, la blefaroplastia tiene que dar como resultado un aspecto natural del ojo y los párpados que encaje con el conjunto de la estética facial de la persona. Los ojos deben tener un aspecto despierto y alerta, dándole al rostro un resplandor juvenil. Las cicatrices y los hundimientos han de evitarse a toda costa.

La cirugía de párpados puede ser realizada por varios cirujanos especialista, incluyendo cirujanos plásticos en general, cirujanos plásticos faciales y oftalmólogos. En contados casos son doctores de otras especialidades los que llevan a cabo el procedimiento, como dermatólogos, cirujanos orales y maxilofaciales, y cirujanos en general. Como en el resto de operaciones de cirugía estética, el entrenamiento, la atención al detalle, la técnica y la experiencia del cirujano en cuanto a la blefaroplastia son de importancia capital. Cuando pensemos en el cirujano adecuado, es importante que busquemos a alguien que haya realizado cientos de blefaroplastias en lugar de limitarnos a buscar un “cirujano plástico” o un oftalmólogo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.